Jamie Lenman – Shuffle (2019)

Jamie Lenman – Shuffle (2019)

Hoy nos aventamos el Shuffle (2019) de Jamie Lenman, día 8 del reto musical 2020. Después de un fin de semana que puso en peligro la continuidad de esta actividad, ya nos pusimos al corriente.

Resultado de imagen para shuffle jamie lenman cover
Shuffle (2019)

Ya había escuchado de Jamie Lenman el disco anterior, Devolver (2017) y me gustó mucho. Sin embargo hubo momentos en los que perdía interés, en los que simplemente no me parecía tan relevante lo que estaba escuchando. Muy sofisticado, sí, pero faltaba sorpresa. Este nuevo disco no tiene madre, ni padre. Se siente mucho más auténtico pero sobre todo audaz.

En Shuffle noté más claramente las influencias de Jamie, un montón de Faith No More con Silverchair licuados con un toque del rock inglés más duro que puedan imaginar. Su historia personal es de hecho peculiar. Ilustrador y escritor de profesión, tuvo una banda llamada Reuben a principios de los dosmiles pero terminaron en un hiatus indefinido que obligó a Jamie a seguir por su cuenta.

El disco comienza con una búsqueda de la “canción indicada”, con la opción de reproducción aleatoria (o shuffle) encendida. Me recordó mucho al Songs for the Deaf de Queens of the Stone Age, que también utiliza este elemento para contar la historia de su disco. En aquel caso simula una búsqueda de estaciones en la radio de un auto. Aquí no se sabe muy bien donde ocurre pero igual está bonito. El diseño sonoro es soberbio en ese aspecto. También incluye lo que parece ser una lectura de Moby Dick (??) o algún texto con referencias épicas similar.

Sin embargo, la sorpresa me la llevé al encontrar un cover de mi canción favorita de Annie Lenox, Love Song for a Vampire. Quien me conoce sabe que no solo adoro la canción, si no también la película para la que fue escrita, la joya de Francis Ford Coppola Bram Stoker’s Dracula. Con todo y Keanu Reeves. Nada va a superar nunca la versión original de esta canción, pero el arreglo de Jamie es demasiado bueno. Mi segundo track favorito del disco.

¿Cuál fue mi track favorito nomber wan entonces? Esta pinche joya que les dejo a continuación, chi cheñol. Creo que resume perfecto el sonido del disco.

Ben Kenney – Must Be Nice (2019)

Ben Kenney – Must Be Nice (2019)

Continuando con el reto mamador tuenti tuenti, escuché el nuevo disco de Ben Kenney, Must Be Nice (2019).

De entrada, me confieso su fan absoluto, no solo como solista sino como bajista de una de mis bandas favoritas, Incubus. Como músico, para acabar pronto. Así que no veo posible una opinión neutral sobre este disco. Pero creo que está bien, porque qué aburrido ser neutral en algo tan emocional como escuchar música y en general en la apreciación de cualquier tipo de arte.

Dicho lo anterior, pedazo de discazo se mandó hacer Ben Kenney LOL.

Neta me gustó tanto que lo estoy considerando lo mejor que ha hecho a la fecha. Es sin duda el más experimental pero también el más efectivo en capturar toda su capacidad musical. Siempre coqueteando con el math, el hardcore (sobre todo en los riffs de guitarra), el grunge de la segunda mitad de los 90’s (de hecho, Kenney ha mencionado varias veces ser fan de Failure, lo mejor que le pasó al grunge después de Nirvana), batería y bajo que bien podrían tocar el hip hop más tumbado que se les ocurra y lo que considero su trabajo vocal más chingón. Definitivamente alcanzó una nota alta (figurada y literalmente) con este LP. Vaya, hasta la pinche portada me parece la más cool de todo su repertorio.

En otros albums, Ben se ha encargado de grabar todos los instrumentos por su cuenta. No he encontrado los créditos de este nuevo trabajo pero podría imaginar que lo ha vuelto a hacer. Si les gustó el Light Granades o A Crow Left to the Murder, su completa discografía pero en particular este disco les va a encantar. Chulada.

#RetosdeMamador presenta: un dísco al día durante 2020

Un reto de mamador que siempre he querido hacer es aquel de escuchar un disco nuevo al día, durante todo un año. Siempre he pensado que podría ser divertido pero dos razones me mantuvieron siempre al margen: no convertirme en un intento de melómano consumista ridículo y el hecho de que mis años casi siempre han empezado con total reposo (por no decir hueva) que cuando intento empezar cualquier reto 2020 ya estamos a 31 de enero.

Así que, adelantándome a los hechos, entré a mi radar de novedades en Spotify y elegí el primer disco que llamara la atención. Así que este año empieza con Downtown Battle Mountain (2019) de Dance Gavin Dance.

La neta, qué buena elección para comenzar esta wea. Es la versión instrumental del disco del mismo nombre publicado en 2007. Aparentemente la banda ha venido haciendo esto con todo su catálogo nomás por que pueden. Dance Gavin Dance siempre ha estado orbitando mi radar musical, sobre todo con su disco Mothership (2016) pero nunca me había dado el tiempo de escucharlos con más detalle y detenimiento.

No había escuchado la versión original de este último disco así que no me pareció raro conocer estas canciones sin voz. De hecho, no me pareció que le faltase nada a ninguna rola. Todo sonaba completo y me gustó bastante. Si bien tiene bastantes clichés del género (math con hardcore y demás cositas coquetas similares) no creo que cuente en sí como cliché si quien lo comete es una de las bandas clave del género. Se acepta el debate.

Como bonus, me aventé un sencillo con lado B que oportunamente ha sido publicado hoy: Foyer (2020) de Wild Nothing. Parece ser una probada de su próximo EP a publicarse en febrero. Machin Animal Collective/Tame Impala vibes, lo disfruté mucho durante el viaje en carretera de regreso a casa. Me quedaron ganas de revisar el resto de la discografía. Se los dejo también.