MMXVII en playlist

Podría ser medio ocioso decir que a alguien le importa lo que te gusta o no. Pero también es cierto que es bonito compartir lo que te gusta con los que te rodean porque esa debería ser la justificación principal de la redes sociales ¿no? Mejor no respondamos esa pregunta por ahora…

Durante el año me di a la tarea de ir recolectando canciones favoritas con fecha 2017 en esta lista de Spotify. Están medio ordenadas porque recuerdo aquellos días cuando las mixtapes originales en casete estaban muy bien pensadas en su orden y duración.

Así que les dejo estas 53 canciones, tres horas cuarenta y ocho minutos de música que disfruté mucho encontrar durante un año que nos agotó pero nos ha hecho más sabios.

Advertisements

Micelios – Camino (2017)

Micelios – Camino (2017)

Después de tantos intentos fallidos, de proyectos inconclusos, de alineaciones rotas, de canciones sin grabar, el pasado jueves 7 de Diciembre quienes formamos parte de Micelios presentamos Camino, primer larga duración de la banda. Los sentimientos son tan variados como los matices en las diez canciones que conforman este trabajo. Pero uno de ellos lo compartimos todxs: satisfacción.

Micelios – Camino (2017)

Primero, el comienzo de un esfuerzo como el que conlleva a la realización de un Long Play en el contexto actual de la música independiente suele estar meses y años atrás de la fecha de lanzamiento. Y este caso no fue la excepción. Si quieres hacer algo bien, tienes que darte el tiempo para probar y fallar varias veces, hasta encontrar eso que sabías que estabas buscando pero no tenías ni idea. Suena ilógico, ridículo, pero en mi manera particular de ver este procesos, es cien por ciento neta real no fake.

Vargas y yo veníamos de una decepción musical de lo que fue el fin abrupto y sin gloria de She Likes Surprises, nuestro primer intento de hacer música juntos. Así que es Enero de 2016 decidimos regresar a ensayar las viejas canciones y pensar en hacer nuevas, mientras reclutábamos músicos que nos ayudaran a completar una nueva formación. La idea original era seguir siendo SLS, pero la serendípia nos tenía preparada una sorpresa en el camino.

Jose era un viejo conocido con el que Vargas había trabajado tiempo atrás en la grabación de unas canciones. Sin embargo, nos enteramos que Jose estaba buscando un proyecto y fue por eso que una noche lo invitamos al cuarto de ensayo. Al principio, como en toda nueva relación humana, hubo momentos incómodos y tan opuestos a esta idea romántica del “estábamos destinados a tocar juntos”. Pero no recuerdo si fue después del segundo o tercer ensayo que todo empezó a fluir. Habíamos encontrado al primer aliado.

Si quieres hacer algo bien, tienes que darte el tiempo para probar y fallar varias veces, hasta encontrar eso que sabías que estabas buscando pero no tenías ni idea.

Luego, mientras seguíamos armando canciones que nos iban alejando más de la idea original pero acercándonos a lo que parecía ser una nueva identidad, fuimos necesitando de alguien más que viniera a redondear el sonido. A darle esa figura definida y el sustento faltante para poder entonces hacernos llamar “una banda”. Mau, mi hermano, decidió un día acompañarme a estos ensayos de lo que él creía seguía siendo mi anterior banda. Al llegar, escuchó canciones nuevas que no había compartido con él antes. Al final del ensayo se acercó con una idea. “¿Me puedo calar como bajista?”. Unas semanas después nos reunimos, tocamos los cuatro y supimos que estábamos completos.

Nos mudamos a Reverphone, en donde pudimos continuar creciendo y armando las canciones que poco a poco se iban acumulando y reclamando su lugar. Fue ahí donde grabamos nuestro primer EP, Rizoma, y nuestro primer sencillo, Mandala.

Foto durante sesión grabación de las primeras maquetas en REVERPHONE, principios de 2017.

Para este momento, alguien más se había unido al proyecto. Verónica Rodríguez era ya parte del equipo y empezaba a guiarnos en cuestiones en las que francamente no habíamos podido antes de su llegada. Y le gustaba nuestra música, igual o más que a nosotros mismos. Mágico. Entonces lo supimos, estábamos listos para salir a la luz.

Los primeros dos shows en vivo estuvieron llenos de contratiempos y retos personales. Pero al final de cada uno de ellos nos quedó un sentimiento de satisfacción y orgullo. Señal inequívoca de que íbamos en la dirección correcta. O al menos en la que nos acercaría más a la meta.

Mudamos los cuarteles a Arandú Laboratorio Musical y decidimos dar el siguiente paso: música nueva. Había suficientes canciones en el catálogo como para pensar en el reto mayor: un larga duración. Fueron meses de pre-producción ardua pero provechosa. Las diez canciones que conformarían este disco quedaron listas e inmediatamente comenzamos a grabar.

Entonces lo supimos, estábamos listos para salir a la luz.

Fue aquí donde empezamos a contar con el talento del montón de personas talentosas que nos rodean. Amigxs músicos de bandas hermanas como Chesire, Habitantes, Punto de Fuga, Tesla Pox, Reviviendo Raíces, Above the Blue (entre otras más) fueron abonando, cada quien en su forma y estilo, a la creación de este disco. Desde colaboraciones, equipo, consejos y críticas. Todo sumó para lograr un sonido que reconocimos como nuestro, cuando juntos escuchamos las primeras mezclas.

En Micelios, al principio de este viaje, teníamos la firme intención de combinar otros aspectos de la expresión artística, no sólo la musical. Fue así que llegaron Grecia Morda y Ana Bejarano, quienes nos dieron la fuerza visual que hacía falta. A través de sus trazos y su lente fue que Micelios pudo terminar de tomar forma y convertirse en lo que es hoy.

Micelios. Foto por Ana Bejarano, 2017.

Todas estas personas y situaciones pasan desapercibidas al momento de compartir el enlace del disco en YouTube, o al darle play a Mil Universos en Spotify. Y si bien entiendo que así sea, porque siempre ha sido y siempre será, tampoco me iba a quedar conforme sin antes rendirles un breve homenaje. Aún así, en esta publicación me faltaron tantos nombres que afortunadamente sí están incluidos en los agradecimientos del formato impreso del disco. Si alguien ya lo tiene (o piensa adquirirlo), les recomiendo que lean esos nombres mientras escuchan nuestra música. Porque ningún esfuerzo es individual y cada uno de ellos cuenta.

A partir de ahora, nos toca viajar y tocar este disco a todas las personas que nos sean posibles. Y cada que lo hagamos no estaremos solos porque nos acompañarán siempre las personas que nos ayudaron a hacerlo. Estarán con nosotros en cada lugar y en cada escenario.

Porque ningún esfuerzo es individual y cada uno de ellos cuenta.

No bromeamos al decir que estamos en expansión, porque eso es lo que hemos estado haciendo todo este tiempo. Me intriga saber hasta dónde llegará este rizoma el próximo año. Pero si tiene la dicha de crecer tan bonito como lo hizo este 2017, entonces estoy listo para todo. Con una sonrisa y cerrando bien los ojos, fluyendo como hasta ahora lo hemos hecho.

Gracias infinitas por todo.

H.

www.miceliosmx.com

#HorrorMovieMarathon2017 Semana Uno

#HorrorMovieMarathon2017 Semana Uno

Pues no fue muy pronto, pero aquí estoy de regreso. Casi un año exacto de la última vez que me di el tiempo de compartir algo en este blog. Una costumbre olvidada por aquellxs que vivimos el nacimiento del bloggin y que estamos viendo lo que parece ser su inminente muerte. Pero me gustaría creer que no será así, un simple acto de fe que vuelve mi experiencia un poco más interesante al teclear para ustedes desde la comodidad de mi sala.

Prefiero creer que aún hay personas que disfrutamos leer unos cuantos párrafos desesperados de alguien que comparte su disfrute descontrolado sobre algo en particular. Música, arte, viajes, comida, cine, libros, series, video juegos, lo que sea. Así que aquí me encuentro de nuevo, habiendo ya aceptado que la mayoría de mis entradas comparten el mismo hashtag: #HorrorMovieMarathon. Había olvidado lo mucho que me emociona obligarme a desconectarme del mundo un par de horas y ver películas de terror. Con el pretexto de ser octubre, nada más. Me gustaría volverles a compartir recomendaciones de lo mejor (pestes de lo peor) que haya tenido la suerte de ver durante la última semana. Esta es entonces la primera entrega del #HorrorMovieMarathon2017.

It Comes at Night (2017)

Una familia refugiada en una casa, cuya única entrada y camino al exterior es un pasillo angosto que termina en una puerta roja. Luego, una habitación cubierta de plástico. Después, el exterior. Un bosque que se extiende indefinidamente. En donde habita todo lo demás. O quizás nadie.

Esta es la premisa de una historia post-apocalíptica que se dedica más en tejer el drama interno entre padre, madre e hijo en su intento por sobrevivir que en presentarnos la cara de un terror específico cargado de efectos visuales generados por computadora. Y esto lo menciono como uno de sus aciertos más.

Como espectador, la cinta te genera más dudas que respuestas, desde el primer minuto hasta el fade to black de los créditos finales. Pero entiendes perfecto el mensaje: el terror no necesariamente viene de algún factor exterior, si no de adentro de nosotros mismos.

Con una fotografía excelsa, hilo argumental sin fallos e interpretaciones excepcionales, It Comes at Night es una joya llena de desaución y miedo. Ese miedo que te recorre cuando caminas por la calle a mitad de la noche. Y no estás ni cerca de llegar a casa.

Train to Busan (2016)

Cuando alguien refiere al cine de terror asiático, lo primero que suele venir a la mente de quien no es letrado en el tema (como suele ser mi caso en casi todo) son secuencias bizarras llenas de sangre y terror psicológico con tintes esotéricos.

Train to Busan no solo es una lección de cine para el espectador sino quizás también para la industria. Cuando el mundo estaba harto de las mismas historias de zombies (como yo lo estoy con la interminable serie The Walking Dead), llega esta película que por momentos hace recordar Dawn of the Dead de George Romero.

No sólo ofrece acción trepidante que pulveriza tus nervios, si no que también nos plantea personajes complejos que tiene que lidiar con sus propios fantasmas al mismo tiempo que intentan sobrevivir ante un horror que parece superar cualquier posibilidad de supervivencia.

Es definitivamente una película obligada, no sólo para quienes sean aficionados al cine de horror. Si tuvieran que elegir sólo una película para ver la noche del treinta y uno de este mes, Train to Busan sería la indicada.

Don’t Breathe (2016)

Escuché mucho sobre esta cinta, dirigida por el buen Fede Alvarez (autor del remake de Evil Dead que mereció un post anteriormente en este blog). Pero no tuve oportunidad de ir a verla cuando estuvo en cartelera. Ahora que la oportunidad se presentó, la puse al principio de la lista de pendientes por ver. Mis expectativas eran muy altas y quizás ese fue mi error.

Libre de spoilers, Don’t Breathe trata de este trío de ladrones a los que se les presenta la oportunidad de robar la casa de un viejo ciego que vive en el barrio abandonado de la ciudad. Aparentemente en su casa guarda una fortuna. Así que la oportunidad de un último robo que les resuelva la vida para siempre se vuelve demasiado atractiva para el grupo. Además ¿qué tan difícil puede ser robarle a un ciego? Bueno, típico del cliché norte americano del cine de horror, las cosas se complican de manera inesperada y por supuesto violenta.

Fede vuelve a hacer mancuerna con Jane Levy, que lidera un reparto corto pero bastante efectivo para las demandas de la historia. Historia que por cierto no es para nada compleja. Y quizás es ahí donde radica la mayor parte de mi decepción. Por largos lapsos la película se convierte en otra cinta de adolescentes tratando de sobrevivir a un asesino despiadado que no descansará hasta acabar con ellos. A pesar de los esfuerzos de Alvarez por diseñar situaciones de peligro hasta cierto punto bastante originales que hacen la cinta mucho más disfrutable, Don’t Breathe no puede evitar ser bastante predecible.

Al final, aquí tienen una película que es bastante entretenida. Y nada más.

Si estas recomendaciones no terminan por satisfacer sus necesidades de sangre y terror, dense una vuelta al pasado. Díganme qué les parecen las recomendaciones y nos leemos la próxima semana.