Una breve historia sobre Plutón.

Plutón es el dios romano del inframundo. Que no es más que la calca Hades, de la mitología griega, pero por aquello de la globalización y mercadotecnia en el mundo antiguo, le cambiaron el nombre.

Resulta que en 1930, un astrónomo estadounidense llamado Clyde William Tombaugh descubre un planeta y decide nombrarlo como el dios de la muerte y la oscuridad, que además poseía el don de la invisibilidad. Invisibilidad que se convirtió en el estigma de un astro que hasta 2006 fue considerado el noveno en nuestro Sistema Solar.

Durante más de noventa años, Plutón ha sido la frontera más lejana de nuestro vecindario galáctico, ese punto gris entre nuestro pequeño hogar azul y la inmensidad del universo.

El pasado 15 de julio, errando por tan solo un día a lo calculado en un principio, la sonda espacial New Horizons de la NASA logró llegar a ese punto lejano y tomar la que fue la primer fotografía en alta definición del astro.

La situación no podría ser más conveniente. Cuando parece que ya no hay más magia en el mundo moderno y nos ahogamos en nuestro propios problemas internos, llega esta nueva oportunidad de darle rienda suelta a la imaginación y soñar con lo infinito del universo. Del cual apenas y conocemos lo equivalente a la mitad de un grano de arena (o menos, mucho menos).

Para añadirle más drama y sentimiento, parte de las cenizas de Tombaugh viajaron dentro de la sonda espacial hasta Plutón. Por fin, a noventa y cinco años de su descubrimiento y a dieciocho años de su muerte, el astrónomo ve de cerca su descubrimiento. Tuvo que viajar nueve años y tres billones de millas para poder hacerlo.

Y no puedo evitar sentirme un niño de nuevo, que disfruta como nadie mirar las estrellas por las noches y leer viejos cuentos griegos. Hasta ganas me dieron de desempolvar el juego de planetas de plástico fosforescente, esos que tenía pegados en el techo de mi cuarto cuando tenía nueve años.

Veo las fotografías de Plutón, sentado frente a mi laptop, en las oficinas de esta longeva empresa de computación. Y pienso. No, me imagino. Curioso que te llames como el dios de la muerte, Plutón, cuando lo único que haz hecho ha sido revivir en todos nosotros la llama de la curiosidad por lo desconocido.

Plutón, a través de la lente de la sonda espacial New Horizons de la NASA.
Plutón, a través de la lente de la sonda espacial New Horizons de la NASA (julio 2015).
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s