#ReseñaExpress: Livide (2012)

#ReseñaExpress: Livide (2012)

El cine francés siempre ha tenido un lugar especial en mi corazón. En especial, el cine de terror. Martyrs (2008) definitivamente es mi película de terror favorita, y otra joya como À l’intérieur (2007) esta en mi top 10 de por vida. Y son precisamente los responsables de esta última, Julien Maury y Alexandre Bustillo, quienes un par de años después regresaron en plan grande con Livide (2012).

Una chica es contratada como enfermera asistente y en su primer día acompaña a su jefa a una casa que ella creía abandonada, donde vive una vieja maestra de ballet, que desde hace años cayó en coma. Al enterarse del rumor de que en esa casa se esconde un tesoro, planea junto a su novio y el hermano de este un plan para entrar a la casa por la noche y robarlo. Sin embargo, desconocen que forman parte de un plan que va más allá de su comprensión… y este mundo.

A diferencia de À l’intérieur, esta película es un poco más fina y menos violenta. Explora el realismo mágico del terror, si me permiten el término, de manera que nunca pierde este dejo de cuento para asustar a los niños. Aunque si tiene su dosis de horror y sangre, la historia nunca sacrifica su lado asombroso y nos termina regalando una fábula llena de imágenes y secuencias que definitivamente se quedan en la mente del espectador durante mucho tiempo.

No es una película para todos, su 45% por parte del público en RottenTomatoes lo dice todo, pero en lo que respecta a un servidor, me ha gustado bastante. Los franceses, en general, no hacen cine convencional. Porqué habría uno de esperar que sucediera algo diferente con el género de terror.

La puedes encontrar en: Popcorn Time

#ReseñaExpress: We Are Still Here (2015)

#ReseñaExpress: We Are Still Here (2015)

Este 2015 ha sido un buen año para el cine de terror, gracias en gran parte a los trabajos de realizadores independientes, que han ido a inyectarle vitalidad al género. Y en este #HorrorMovieMarathon he tenido la fortuna de toparme con películas que expanden las fronteras un poco más allá, usando la escasez de presupuesto como un arma a su favor. Un ejemplo de esto es We Are Still Here (2015).

Una pareja mayor se muda a un pueblo tranquilo, con el afán de iniciar de cero después de la muerte de su único hijo. La madre está convencida de sentir la presencia de su hijo en la casa, por lo que le pide a una amiga medium y a su esposo ir a pasar unos días con ellos. Pero al intentar hacer contacto con el supuesto espíritu del difunto hijo, descubren que hay algo más habitando aquella casa y no tiene intenciones de compartirla.

Una historia sobre una maldición aquejando una población, un ritual que debe hacerse, a costa de vidas inocentes. Todo para saldar las deudas de los crímenes de generaciones pasadas. Serán los espíritus de los muertos quienes se encarguen de encontrar justicia.

Se estrenó en el marco del festival SXSW en su versión 2015 y aunque se percibe la ausencia de un presupuesto importante, la producción nunca queda corta en afán de contar la historia como es debido. No toma atajos ni cae en clichés en afán de propinarle sustos a la audiencia. Más bien se toma el tiempo para sumergirnos en su universo y, una vez ahí, libera todo su potencial.

Una recomendación para aquellos cansados de lo tradicional y la temporada de mockumentaries. Seguro que no quedarán decepcionados.

La puedes encontrar en: Popcorn Time