Roba como un artista (Steal like an artist) – Austin Kleon

Robar como un artista - Austin Kleon

Desde hace tiempo que tenía curiosidad por leer Roba como un artista de Austin Kleon. Sobre todo, por que el origen de las ideas y el plagio son dos temas sensibles y controversiales dentro del mundo creativo. Dónde termina la genialidad y comienza el plagio. Pero cada que veía este libro en las estanterías de librerías, su precio equivalía al de tres. Y obviamente prefería comprar tres que sólo uno. Duh.

Sin embargo un día la suerte me guiñó el ojo. Caminando por el tianguis cultural de Chapultepec, el que SÍ es cultural y que se pone los sábados por la noche sobre el andador, me encontré con una copia usada de este libro. Pregunté por el precio. “Cien pesos, joven”. Dios es bueno (a veces).

Lo compré y en los siguientes tres días me dedique a leerlo un par de veces. Es un libro corto pero muy sustancioso. De contenido no tan extenso, es la edición lo que lo hace un poco robusto. Sin embargo, el mensaje es conciso en casi todas las páginas.

La idea de robar hace referencia a un delito, es quizás por eso que no me gusta usarla. Pero entiendo las ideas de las que Kleon echa mano para explicar en dónde encuentra la inspiración al momento de querer crear algo nuevo. Algo sí es cierto: todo lo que creamos en este vida está influenciado por algo, nada es creado de la nada. Y eso está bien.

Aprendemos a hablar imitando las palabras que escuchamos de nuestros padres, aprendemos a escribir copiando el abecedario y palabras de los libros, aprendemos a dibujar copiando nuestras caricaturas/cómics favoritos, aprendemos sobre música estudiando las escalas y aprendiendo nuestras canciones favoritas. Una vez que tenemos este conocimiento básico, seguimos nuestro camino de aprendizaje a placer, y tarde o temprano, alguna idea propia comienza a nacer y descubrimos que podemos crear. Todo eso es gracias a nuestros maestros.

Kleon también menciona varias ideas y filosofías de vida que utiliza al momento de un estancamiento creativo, y veo estos consejos bastante útiles. Menciona algo que a mí me parece vital: verte como parte de un linaje creativo y aprender lo que quieras de el. Identificar tus influencias no hace más que facilitarte la vida. Leer, escuchar, ver y analizar toda la obra de tus héroes te ayuda a ver el mundo desde su perspectiva, según Kleon, y eso es más importante que sólo aprender a hacer las cosas como ellos solían hacerlas.

Índice de Roba como un artista

A lo largo del libro, cita frases de varios artistas, todas estas relacionadas al arte del robo. Y si bien hay unas que francamente no significaron nada para mí, hay otras que son MUY buenas.

Aquellos que no quieran imitar nada, no producen nada – Salvador Dalí

Esta otra en particular me gustó mucho:

Empiezas re-escribiendo el catálogo de tu héroe – Nick Lowe

Nada más cierto. Cuando empecé a tocar guitarra, más o menos a los trece años, la primer canción completa que aprendí fue Yesterday de The Beatles. Después de eso, devoré por completo libros de tablaturas de Nirvana. Cuando no encontraba la tablatura de alguna de sus canciones o discos, me ponía a escucharlos una y otra vez hasta que a puro oído sacaba todos los acordes y notas. Esto me ayudó a identificar melodías, ritmos, tonos, todo lo que necesitaba aprender. A los catorce o quince años escribí mi primer canción. Aún recuerdo cómo tocarla porque muchas de sus figuras las saque de Heart-Shapped Box. Gracias, Kurt.

Hay una idea en particular de este libro que me fascina. Y es algo que ya había pensado antes y que suelo hacer con regularidad. Escribe lo que te gusta. Hablando de música, siempre trato de escribir algo que sin duda escucharía en mi iPod. Si no me agrada del todo o me enfada pronto, lo dejo tirado en la basura y me muevo a lo siguiente. No tiene sentido dedicar tiempo y esfuerzo en crear algo que no te gusta. Tristemente, conozco muchas bandas que odian más de una de sus canciones en su propio repertorio. Como les digo, es muy triste.

Esta otra quote me mata:

Lo que más me interesa de hacer música es crear algo que no existe pero que a mí me gustaría escuchar. La música que quería oír aún no había surgido así que era necesario juntar cosas que sugerían algo nuevo – Brian Eno

Si no sabes quien es Brian Eno, bueno… la mitad del rock, pop, post-punk y derivados que conocemos hoy en día no hubieran sido posibles sin la presencia de Eno, ya sea detrás de un instrumento o de una consola. Genio.

¡Aléjate de la pantalla! – Austin Kleon

Bien, esto es otra lección que ya había aprendido antes, pero con este libro la reafirmé. No hay nada como crear con tus manos. Lo que sea. Varias veces he intentado escribir la letra de alguna canción en la que estoy trabajando usando la página en blanco de Word y termino fracasando rotundamente. Es hasta que pongo un cuaderno y pluma en frente cuando comienzo realmente a escribir algo bueno. Y si bien todos los post de este blog son escritos usando un editor de textos en mi computadora (uso MacDown, para quien se lo pregunte), el origen de todas mis publicaciones siempre es más físico que digital. Anotaciones y fragmentos del texto final empiezan siempre escritos con pluma sobre papel. Ese enlace místico que solo puede lograrse sintiendo con tus propias manos tu creación, es algo indescriptible y hasta inexplicable. Pero desde un punto de vista meramente empírico, funciona.

En realidad, nunca tocas nada de lo que haces (en computadora) a menos que lo imprimas – Stanley Donwood

Procrastinar. El fino arte de no hacer nada es para mí de los más esenciales al momento de crear. Y es más bien estigmatizado por el resto de la sociedad, sobre todo porque aquellos que hemos nacido del ’85 para acá, los llamados millennials, somos acusados de inútiles y flojos. Y probablemente lo seamos, tanto como lo han sido otras generaciones. Pero procrastinar no es algo malo. Todo lo contrario.

Kleon describe la procrastinación como la acción de cambiar de proyecto una vez que este te ha aburrido, para regresar a él después de haber rebotado en un par más, ya con nuevas ideas y ánimos renovados. Lo llama procrastinación productiva. También menciona sobre lo importante que son estás tareas aburridas que uno tiene que practicar durante el día: la fila en el banco, la pila de trastes sucios, planchar la ropa. Estoy de acuerdo con él cuando dice que es en estos momentos en los que tu mente se aburre de hacer algo tan mecánico que comienza a trabajar casi en segundo plano sobre cosas que quedaron pendientes durante el día, y terminas resolviendo aquello que en la mañana te parecía imposible, o se te ocurre la idea que hacía falta para terminar ese dibujo, esa canción, ese problema matemático, ese escrito con el que te habías estancado antes. Cuántos de nosotros, músicos, no hemos compuesto la mejor de las melodías estando en la regadera, o sentados en el retrete. La procrastinación productiva, hermanos.

Capítulo 6: Haz un buen trabajo y compártelo

Este probablemente sea le post más largo (y peligrosamente enfadoso) que haya escrito en mucho tiempo. Así que me detendré. Dejaré que busquen-encuentren este libro en el momento adecuado y lo disfruten. Habla sobre otras tantas cosas que no he querido mencionar para no arruinarles la sorpresa. Pero elegí aquellas que me han quedado más grabadas y me han servido mucho en la práctica. Sobre todo ahora que dejé las cadenas que me ataban a un escritorio. Me gustaría saber sus impresiones sobre el libro una vez que lo terminen, y sobre todo aquellas otras reflexiones o enseñanzas que consideran importantes al momento de crear. ¿Quienes son sus maestros? ¿A quién le roban sus mejores ideas? ¿Alguien ya les ha robado? ¿Se sintió bien?

Los leo a todos pronto. Roben lo que consideren valioso de este y todas las publicaciones de este sitio. De corazón, gracias 🙂

La inspiración del poeta

La inspiración del poeta

El puntero brillando intermitente. La hoja en blanco. Hace algunas horas tenía tanto que decir y ahora que estoy frente al monitor… nada.

Buscar y encontrar esos momentos de inspiración es un problema común. Desde las primeras líneas de un ensayo hasta el cambio de verso a coro en una canción. Hay momentos donde simplemente nos sentimos secos, vacíos, obtusos. La inspiración ha decidido no visitarnos esta noche.

Precisamente platicaba sobre esto con una amiga hace unos días ¿Hay maneras de invocar a la inspiración al momento? ¿Puede uno sentarse frente a la computadora y empezar a escribir el mejor post de mi vida, simplemente con querer hacerlo?

Muchos tenemos nuestros trucos. Algunos les gusta prender velas y varas de incienso, poner la playlist que con tanto empeño armaron en Spotify con esos fines, se sirven esa bebida que nos ayuda a pensar más claro y nos concentramos en ser asombrosamente creativos. Sí, ya sé lo que están pensando. No siempre es así.

Haruki Murakami, en su libro De lo que hablo cuando hablo de correr, comparte sobre su técnica para encontrar la inspiración para escribir. Dicho de mejor manera, ni siquiera se preocupa por encontrarla. La entiende como una sensación caprichosa. En lugar de invocarla, decide sentarse y durante un par de horas concentrarse única y exclusivamente en escribir. Aunque no tenga una buena idea, o siquiera una idea del todo. Aunque sienta que todo lo que ha escrito es una basura. Él dice que simplemente se sienta a escribir, sin parar, durante un par de horas. Y de alguna forma, mientras se encuentra en ese estado de concentración y dedicación extrema, la inspiración termina por encontrarlo. De algo le debe haber servido hacer esto. El autor es uno de los más exitosos y admirados de los últimos años.

Yo, soy un tipo más bien desordenado. No podría hacer lo que él porque suelo tener problemas para enfocar mi atención en una sola cosa durante más de treinta minutos. Pero me conozco, y conozco mis gatillos emocionales. Escuchar el siguiente disco de mi lista de pendientes, avanzar un capítulo de alguno de los libros que estoy leyendo, ver esa película que me recomendaron pero que he ido posponiendo por estar ocupado. Luego, simplemente me siento y comienzo a crear. Borro y vuelvo a comenzar. De repente, como suspiro de alivio, se materializa frente a mí una buena idea. Magia.

Creo que todos, de una forma u otra, conocemos una manera para conocemos una manera para estimular nuestra creatividad. Saber los viejos trucos de otros nos puede ayudar a mejorar los nuestros.

Y ustedes ¿Tienen alguna receta infalible para invocar a la inspiración todos los días? ¿Cuáles son sus trucos?

La inspiración no se puede programar. Uno puede prepararse, estar dispuesto a recibir la inspiración, que es espontánea e imprevisible, contraria a las pautas de repetición y expectativa. La inspiración siempre es una visita inesperada. – John O’Donohue

Foto de portada: L’inspiration du poète, de Nicolas Poussin.

Patreon ¿se puede vivir de hacer arte?

Patreon ¿se puede vivir de hacer arte?

Ya había abordado el tema del arte sustentable en este blog. La idea de ser un artista profesional de tiempo completo sin la necesidad de tener que solventar la pasión con un, llamémoslo así, trabajo normal. En pocas palabras, dignificar económicamente una profesión que por años se ha visto como una locura, más cercana a un imposible que a una realidad.

En los últimos años eso ha ido cambiando, de la mano de nuevas generaciones apoderándose del campo laboral y cambiando, cada vez más rápido, los paradigmas laborales pre establecidos. Kickstarter y Fondeadora son los ejemplos más populares de plataformas virtuales que han servido a miles de artistas, de distintas disciplinas, a encontrar en su pasión y en la comercialización de su obra una opción viable de vida.

Bueno, pues el siguiente paso en el camino de la dignificación es Patreon. Esta red social/portal de fondeo toma todas las virtudes de las plataformas anteriormente mencionadas y las lleva un poco más allá. El público puede convertirse en un fondeador de tiempo completo de sus artistas favoritos, y recibir las recompensas a las cuales se ha hecho acreedor, sin un límite de tiempo. Patreon elimina las campañas finitas para darle la libertad al público de elegir si su apoyo monetario es de una sola ocasión o si será constante, aportando cada mes la cantidad de su elección.

Aunque parece una idea muy idílica e incluso hasta ingenua, la verdad es que esta nueva red esta ganando cada vez más adeptos en países como Estados Unidos y gran parte de Europa. Y sigue en expansión.

Estos son algunos artistas bastante interesantes que utilizan Patreon:

Sarah Andersen

Seguramente te haz encontrado alguna de sus viñetas en alguna publicación de Facebook o Twitter. Si quieres convertirte en su supporter, las recompensas van desde recibir cada quince días nuevas viñetas y fotos reales de su conejito (sin albur) por $1 USD mensual hasta un retrato personalizado + actualizaciones quincenales + wallpapers + un cómic por $25 USD o más.

Link: https://www.patreon.com/SarahsScribbles

Sarah Andersen

 Fran Meneses

Otra ilustradora bastante popular en redes sociales, originaria de Londres. Ella le ofrece a sus fans recompensas que van desde correos quincenales con actualizaciones de sus últimos trabajos ($1 USD mensuales) hasta una impresión mensual de una ilustración a elegir + un montón de cosillas interesantes más ($100 USD o más mensuales).

Link: https://www.patreon.com/frannerd

"Waiting"
“Waiting”

Not Forgotten: Family-Centered Orphan Care in Peru

Si bien Patreon es utilizado en su mayoría por artistas, también otras causas encuentran aquí la manera de subsistir, como es el caso del Family-Centered Orphan Care, una iniciativa de la asociación Not Forgotten. Esta asociación cuya misión es ayudar a niños en situaciones de alta pobreza en Perú, permite a todo aquel que quiera sumarse a la causa aportar desde $10 USD hasta $200 USD.

Link: https://www.patreon.com/notforgotten

Amanda Palmer

Ya he tenido oportunidad de platicarles de Amanda Palmer, pionera en buscar formas alternativas para financiar proyectos artísticos. Bueno, ella fue de las primeras impulsoras de Patreon y su perfil lo hace constar. Videos, descargas gratuitas, dibujos, cartas. Un festín para sus fans, quienes no dejan de apoyarla y le permiten seguir viviendo de su música. Su video de introducción a Patreon es de hecho la mejor carta de presentación para la plataforma, lo pueden ver a continuación.

Link: https://www.patreon.com/amandapalmer

Sin duda, esta idea de mantener a tu artista favorito no es fácil de digerir al principio. Sobre todo este asunto de si el intercambio es justo o no. Les recomiendo que le den un vistazo a este post y que comiencen a pensar, como dicen los gringos, out of the box. Si tienen un sueño, un proyecto, una canción, un dibujo o una historia que siempre habían querido contar pero necesitaban de ayuda, Patreon puede ser lo que estaban buscando.

¿Se puede vivir de hacer arte? Yo creo firmemente que sí ¿Ustedes qué piensan?