#Lugares: Café Libertad

#Lugares: Café Libertad

Café Libertad 1

Odio los domingos. Pero en las últimas semanas he tenido la oportunidad de empezar un proceso de sanación con este trauma, que me persigue desde mis años en escuela primaria. El día de hoy, por ejemplo, fui a desayunar con una amiga al Café Libertad, en medio de la colonia Americana. No sólo me hizo la mañana, sino el día completo.

Café Libertad 3 Café Libertad 4

No soy crítico de cocina ni me gustaría serlo. Así que me limitaré a decir que lo que pedimos estuvo rico y barato. El servicio (a pesar de estar casi lleno el lugar) fue muy bueno. Para que puedan hacerse una idea de cuánto dinero necesitan para comer sabroso, les cuento: pedimos dos órdenes de chilaquiles, un capuccino caliente y dos jugos de naranja; la cuenta fue de $214 pesos. Les fallé como moderno, no tome foto del platillo ni la cuenta. En mi defensa, moría de hambre y sed.

Café Libertad 5 Café Libertad 2

Quizás el único defecto del lugar es la ausencia de ciclopuertos, pero lo compensan permitiendo que ingreses con tu rila sin problema. Puede ser una gran opción, sobre todo para aquellos que (como yo) mueren de hambre los domingos por la mañana y no quieren hacer fila en otros lugares más concurridos. Para la próxima, me levanto más temprano. La buena noticia de todo esto es que mi bicicleta ha vuelto, tuve que cambiarle la cámara de la llanta trasera. Pero ya volvió a las calles, portándose como campeona.

Hasta aquí mi relato, nos leemos pronto.

Nota: en esta ocasión, las fotos usadas en el post son totalmente de mi autoría. Auch!

Advertisements

#Lugares: MUSA y Cortázar para armar

#Lugares: MUSA y Cortázar para armar

Seguimos usando mi bucket-list para visitar lugares durante el fin de semana. Un lugar que llevaba mucho tiempo en mi lista era el MUSA (Museo de las Artes). Y fue gracias a la sugerencia de una buena amiga, oriunda de Morelia, que finalmente pude tachar el lugar de mis pendientes. Y por coincidencia, nos topamos con la exposición Cortázar para armar.

Primero, nos colamos unos minutos al interior del parainfo, para gozar de los privilegios del aire acondicionado y curarnos el calor que hacía en el exterior. Resulta que el lugar cuenta con murales realizados por José Clemente Orozco, dándole una mística muy particular y épica.

Después del descanso, pasamos al salón. Tengo que confesar que no conozco la obra de Cortázar, y mucho menos soy su seguidor. Pero seguramente cualquiera que sí lo sea se fue extasiado con todo lo que el lugar tenía para ofrecerle. Fotografías personales, stands interactivos, grabaciones del propio autor leyendo algunos de sus poemas, modelos para armar y más detalles que deleitaban las posibles exigencias de los visitantes. La mala noticia: el mismo día que fuímos era el último de la exposición ¿Ya ven? La procrastinación es mala, chavos.

20150221_140328

20150221_142408

Amados Cronopios
20150301_133623

Puente

20150221_142553

Comparado con otros museos, MUSA es muy activo en redes sociales y puedes confiar en la información publicada en su fanpage sobre horarios y exposiciones. Y lo mejor, la entrada es grátis. Abren de Martes a Domingo, de 10 de la mañana a 6 de la tarde.

Yo me fui con ganas de leer y con varios modelitos para armar, les presumo mi favorito. Ya empiezo a planear el próximo lugar por tachar en mi lista de pendientes, se aceptan recomendaciones ¿ustedes a dónde salieron este fin?

VW Roja

#Lugares: Pogo en el Cabañas

#Lugares: Pogo en el Cabañas

Scroleando en Twitter, me enteré que era la última semana de la exposición Pogo en el Instituto Cultural Cabañas. Y aprovechando que el domingo de Vía Recre-Activa, fui a tratar de emular las selfies entre globos terráqueos que muchos ponían como foto de portada/perfil entre mis amigos.

La entrada al Hospicio, según la infografía que encontré en su página de Facebook, era la siguiente:

horarios cabañas

Sin embargo, a la hora de llegar a la taquilla, solo me cobraron $45 pesos de entrada y no fue necesario pagar permiso para tomar fotos con celular. Puntos menos al manejo de redes sociales. Aunque creo que es un talón de Aquiles común de todos los museos.

Regresar al Cabañas después de tantos años fue buena decisión. Como si prácticamente lo conociera de cero. La exposición Pogo de Máximo Gonzalez me gustó, aunque qué se yo de expresiones artísticas visuales. El cuarto de luces rojas fue mi parte favorita. Y la exposición del Dr. Atl es una chulada (todavía la pueden visitar, estará hasta 15 de febrero). Planeaba durar en el Cabañas solo una hora, pero terminaron siendo dos. Como abuelita, les recomiendo que vayan con tiempo y ganas de caminar. Lo vale.

Al salir, me encontré con que la llanta trasera de mi bici estaba ponchada. Así que tuve que regresar a casa en tren. Como dato, los domingos permiten entrar con bicicleta al Tren Ligero, al menos hasta las 5 de la tarde. En esta ocasión, el tren me salvó de regresar caminando.

¿A dónde pedalearon esta semana? ¿Conocen algún otro museo de la ciudad que recomienden visitar? Pedaleen con cuidado.